A veces no todo lo planeado sale conforme a nuestras expectativas. Muchas son las veces que se arma una rutina de entrenamiento y una dieta balanceada; ya sean los lunes, los primeros días del mes o quizás como otros, cada inicio de año.

Sin embargo, la actitud de ejercitarse puede estar siempre óptima, pero en la vida se dan circunstancias que obstaculizan nuestras metas deportivas, como el trabajo, los estudios, la familia, etcétera.

ejercitarse

Justamente por esta razón, el artículo de hoy de Rincón del Músculo, es acerca de qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando dejamos de entrenar, de ir al gimnasio o de salir a correr por las mañanas.

Se pierde fuerza

Estar en constante entrenamiento, levantar pesas y hacer máquinas es una tarea complicada que si la hacemos muy seguido el cuerpo se acostumbrará. Pero al dejarlas de la noche a la mañana, los músculos ya no reciben ese estrés que le daban los entrenamientos. Si el cuerpo no se ejercita pasando varios días, puede que aún no se nota ningún cambio.

Los cambios empezarán a notarse pasando la primera semana sin hacer ejercicios. La masa muscular magra disminuirá relativamente, con ella se va la fuerza. Lo notarás cuando hagas las compras en el supermercado y cargues las bolsas, las sentirás pesadas; algo que no te pasaba cuando entrenabas.

ejercitarse

Disminuye la resistencia cardiovascular

Otro problema de dejar de ejercitarse regularmente es que la capacidad de respiración pulmonar que se había ganado en los entrenamientos irá decayendo. El sistema respiratorio ya no responderá igual ante el ejercicio. Pasando las semanas, tu resistencia de correr varios minutos o kilómetros habrá pasado a un segundo plano. La entrada de oxígeno disminuye si no se pone en práctica constante. Al dejar de hacer ejercicios cardiovasculares se reducirá la quema de grasa.

 

¿Engordar?

Esto depende mucho de la contextura de la persona, si eres delgado o tiendes a engordar rápido por no hacer ejercicio. Lo que es seguro, sea el tipo de cuerpo que sea, cuando no te ejercitas pierdes definición. A su vez, el metabolismo se desacelerará y tu índice de grasa corporal irá aumentando de manera gradual. Lo mejor en esta ocasión, será cuidar muy bien la dieta para no ganar tallas de más.

ejercitarse

De todo lo malo, algo bueno

Lo mejor que le puede pasar al cuerpo luego de haber entrenado duro y haber sido ejercitado por horas, es un descanso. Pero, nos referimos a un descanso de como máximo 15 días – otros atletas la utilizan hasta 3 o 4 semanas de receso- para que el cuerpo recupere fuerza, motivación y ganas de volver a entrenar. Esta idea de descanso es muy útil para los deportistas, ya que la aleja de lesiones por estrés y sirve como etapa de relajación.

Por otro lado, si en tu caso eres de los que se ejercita a lo mucho tres veces por semana y casi siempre rompe la dieta, te recomendamos no poner en práctica este método del descanso porque en vez de ganar fuerzas para volver al ejercicio, ganarás unos kilos de más.