¡Toma semillas!

¡

Las semillas son vida latente pura. Es el inicio de todo el ciclo nutritivo (semillas, plantas, animales y por último humanos). Aunque las legumbres son técnicamente semillas, hoy vamos a centrarnos en las de chía y lino, consideradas de las semillas más sanas.

Incluirlas diariamente o a menudo en nuestra dieta nos aportará un extra muy recomendable de nutrientes que a la larga nos traerá grandes beneficios.

26690328_l

SEMILLAS DE CHÍA

Son uno de los mejores súperalimentos. Son muy ricas en vitaminas y minerales, y entre sus beneficios encontramos:

  • Más proteína que cualquier otro alimento no-animal.
  • Triplica la cantidad de antioxidantes de los arándanos.
  • Triplica en hierro a las espinacas.
  • Seis veces más calcio que la leche.
  • Siete veces más vitamina C que las naranjas.
  • Ocho veces el omega-3 presente en el salmón.
  • Aporta diez veces más fibra que el arroz.
  • Gran fuente de magnesio, más que el brócoli.
  • Absorben diez veces su peso en agua.

 

No obstante, es importante saber cómo tomarlas. Las semillas vienen recubiertas de una capa protectora que nuestro sistema digestivo encuentra difícil de traspasar. Un método sencillo de incluirlas en la dieta es hidratándolas. Mézclalas con agua por 10 minutos, para que absorban líquido y se ablanden. El agua residual se volverá algo pastosa, pero ya puedes incluirlas en tus cereales, avena, yogurt, o como gustes.

am_79224_5021410_523337

SEMILLAS DE LINO

Estas semillas son ricas en lignanos y fibra dietética. Ayudan al control del apetito y a  bajar de peso. Además tienen compuestos anti-inflamatorios, y el ácido alfa linolénico reduce el riesgo de padecer cáncer. Los lignanos tienen efectos antioxidantes.

Se le han atribuido propiedades regenerativas para  el cabello, haciéndolo más fuerte y brillante,  previniendo su caída.

También tienen vitaminas del  grupo B, hierro,  calcio, fósforo, cobre y zinc entre otros minerales.

Antiguamente se usaba para prevenir dolores abdominales.

De nuevo, la semilla entera es de difícil digestión. Puedes molerla en un molinillo, o hidratarla como el caso de la chía.

 

CONSEJOS

Ahora que conoces estas dos semillas, y ves que el método de preparación es muy similar, ¿por qué no las incluyes en tu dieta?

Te aconsejamos utilizar un recipiente vacío (que pueda cerrarse lo más herméticamente posible), y colocar en él semillas de lino y chía juntas. Hidrátalas con agua, y guárdalo en la nevera. Así tendrás semillas listas para varios días.

Sus propiedades combinadas repercutirán muy favorablemente en el rendimiento y recuperación del deportista.

Una cucharada grande al día es suficiente, o varias pequeñas.

Hidratadas estarán perfectas por algunos días. Calcula bien la cantidad de semillas que hidratas para no desperdiciarlas. Intenta que no quede demasiado aguado, ya que lo ideal es que la mezcla sea más bien pastosa. Si las dejas toda la noche, a la mañana siguiente estarán perfectas.

Un consejo: agita el recipiente de vez en cuando, para que las semillas superiores no se apelmacen ni les salga “telita”.

 

Recordad: estamos a vuestro servicio. ¿Alguna duda o pregunta? ¡Deja un comentario o escríbenos! 🙂

semilla-chia-hidratada

Sobre el autor del artículo

Agustín Carro
Agustín Carro

Hola a todos. Soy un chico andaluz, estudiante de Arquitectura y Bellas Artes en Madrid. Entré como redactor en Rincón del Músculo en 2014, y a día de formo parte de su Dirección. Me encanta todo lo relacionado con la alimentación y la biología, e intento incluir temas como el veganismo en esta página. Espero que podamos ayudaros a mejorar y ser más sanos. ¡Adhuc Stantes!

2 comments

  • Es muy interesante su artículo,los felicito por la dedicación que día a día nos ilustra con ese tipo de artículos