Para definidores: ¡spaguetti squash!

P

Este artículo va dedicado a aquellas personas que se encuentren en fase de definición, o estén interesadas en bajar de peso. ¿Es posible comer pasta por la noche? Con esta receta, ¡sí!

Este plato tiene origen americano, y sería un primo lejano del cabello de ángel. Sin embargo, en lugar de usar la pulpa de cucurbitáceas (calabazas, cayotes, pepinos, etc.) para preparar un dulce… ¡Se hacen espaguetis!

Para preparar esta pasta, necesitaremos un tipo de calabaza muy específico: el squash (cuyo nombre en Estados Unidos es calabaza espagueti). En España es más difícil de encontrar, pero se da en algunos centros de Eroski y Carrefour.

¿Qué tiene de bueno esta receta?

  • Espaguetis más sanos.
  • Mientras que los espaguettis (y pasta por lo general) nos dan 160 calorías (si los tomamos solos, simplemente hervidos, sin salsas ni aderezos), el squash nos aporta 42 calorías, en la misma cantidad. Es decir, un plato de espaguetis hecho con esta calabaza tiene las mismas calorías que una ensalada de aguacate.
  • Todos los beneficios de la calabaza: vitaminas A, K y D, además de minerales. La pasta no suele traer nutrientes más allá de los hidratos de carbono, a no ser que venga enriquecida.
  • No tiene gluten, por lo que es una buena opción para aquellos que tengan intolerancia, sin tener que gastar más dinero en productos especiales gluten-free.
  • Llena poco, no causa pesadez. Es por esto que recomendamos añadirle algún complemento al gusto… ¡Te puedes quedar con hambre!

¿Qué necesitamos y cómo lo preparamos? La receta, paso a paso:

INGREDIENTES

  • 1 squash.
  • Aceite.
  • Especias al gusto (ajo, perejil y cebolla recomendados).
  • Salsa de tomate al gusto, u otra salsa (carbonara, bolognesa… pero recordad que la salsa está llena de calorías).
  • Aderezos al gusto: champiñones, verduras, bacon, carne picada…

PASO A PASO

  1. Corta el squah por la mitad transversalmente, y limpia la pulpa y semillas. Puedes reservar las semillas y dorarlas en el horno.
  2. Impregna el interior con aceite y especias al gusto.
  3. Mete en el horno, precalentado anteriormente a 230ºC. Déja las dos mitades por 40 minutos, con el lado de la pulpa hacia abajo.
  4. Mientras están en el horno, puedes ir preparando tu salsa o aderezos (freír verduras, calentar tomate…).
  5. Cuando el squash esté listo, sácalo del horno y déjalo enfriar. Una vez puedas cogerlo sin quemarte, con un tenedor vacía la pulpa. Verás que se deshace en hebras. ¡Ahí tienes tus espaguetis!
  6. Mézclalos con tus aderezos al gusto… ¡Y listo!

 

¿Es posible tomar pasta por la noche? ¡Sí, sí lo es!

 

About the author

Agustín Carro

Hola a todos. Soy un chico andaluz, estudiante de Arquitectura y Bellas Artes en Madrid. Entré como redactor en Rincón del Músculo en 2014, y a día de formo parte de su Dirección. Me encanta todo lo relacionado con la alimentación y la biología, e intento incluir temas como el veganismo en esta página. Espero que podamos ayudaros a mejorar y ser más sanos. ¡Adhuc Stantes!