Fatiga, ¿cuáles son sus tipos? ¡Evítalos!

F

Todos la hemos sentido alguna vez, tan odiosa compañera. La fatiga provoca una disminución del rendimiento en las cualidades físicas, obligándonos a parar e interfiriendo en nuestro entrenamiento. No obstante, se trata de un mecanismo que nuestro organismo provoca para evitar lesiones, haciéndonos saber que estamos llegando al límite, o que algo no va bien. Hoy vamos a repasar los distintos tipos de fatiga:

  • Fatiga central. Fallan los mecanismos para recibir información de receptores (información aferente) y para enviar señales (disminución del impulso cortical).
  • Fatiga neuromuscular. Es aquella que tiene lugar cuando el sistema nervioso no puede mandar más señales a la musculatura para provocar su activación.
  • Fatiga periférica. Cuando la placa motora (unión del axón de una neurona y la fibra muscular) no puede aprovechar las señales.
  • Fatiga metabólica. Es aquella que se da cuando se agotan todas las reservas de energía o hay exceso de lactato.

fatiga

Se produce por sobreentrenamiento. Cuando sometemos al cuerpo a entrenamiento constante, haciéndole trabajar cuando aún no se ha recuperado, podemos alcanzar su límite. Si durante la acumulación de cargas nos pasamos, el cuerpo no dispondrá de tiempo para recuperar y se producirá el sobreentrenamiento. Estos son algunos rasgos de la fatiga acumulada:

  • Pérdida de sueño.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida excesiva de peso.
  • Dolores digestivos.
  • Sudoración excesiva.
  • Temperatura elevada.
  • Propensión a las lesiones e infecciones.
  • Elevación de la frecuencia cardíaca en reposo y durante el trabajo a nivel submáximo.
  • Falta de coordinación.
  • Retraso en la recuperación.
  • Irritación y excitabilidad acentuada.

Aunque como hemos dicho, es algo necesario, ya que nos advierte que estamos alcanzando nuestro límite, es un fenómeno paliable y evitable, si tomamos precauciones (calentar correctamente, llevar una dieta acorde con nuestro entrenamiento, descansar lo suficiente…) que nos preparen física y mentalmente para realizar los esfuerzos correspondientes al ejercicio.

 

¿Tienes alguna duda? ¡Escríbenos, estamos aquí para ayudarte!

About the author

Pablo Asencio