Responsabilidad con nuestro cuerpo

R

El culto al cuerpo es una tendencia que cada día crece en las sociedades desarrolladas y se gastan miles de euros y dólares en conseguir tener un cuerpo bonito y tonificado. Los críticos dicen que es una moda superficial, que ignora otros aspectos como puede ser el intelectual o el científico, pero nada más lejos de la realidad.

Lo natural es que el cuerpo se encuentre en un estado óptimo de forma, que esté hecho para correr, para levantar peso y realizar determinados movimientos en los que se necesita el desarrollo de músculos que aseguren su correcta finalización. Más que una moda, es una responsabilidad que tenemos cada uno con nuestro cuerpo. Una responsabilidad de cuidarlo, ayudar a desarrollarse o mantenerlo en una forma en la que no sufra excesos. Cada uno nacemos con un cuerpo, y es nuestra responsabilidad conseguir que se conserve del mejor modo hasta que seamos demasiado mayores como para no necesitar nada más que descansar.

Sólo tenemos un cuerpo, no se puede cambiar por otro cuando se estropea ni llevarlo a un taller a que nos lo arreglen. Somos nosotros los que debemos aseguraros de mantenerlo sano a través del ejercicio, la alimentación y los buenos hábitos.

Debemos darle el combustible suficientemente bueno como para que la maquinaria funcione lo mejor posible y obtenga la energía más buena y fiable que pueda. Además hay que entrenarlo para afrontar todo tipo de accidentes que puedan requerir de nuestra reacción para superar las diferentes consecuencias que puedan acarrear. Tener un cuerpo entrenado y cuidado es asegurar en un alto porcentaje que no vamos a caer enfermos, que no vamos a sufrir diferentes problemas de corazón o infartos cerebrales, que no vamos a sufrir de diabetes o cualquier otra enfermedad asociada a la falta de ejercicio y mala alimentación.

Todo lo dicho anteriormente es tan básico y lógico que casi avergüenza tener que recordarlo de vez en cuando. Nada que no cuides progresa. Si cometes excesos al final se pagan. Puede que no hoy ni mañana, pero un día el cuerpo dirá basta y se acabó. Es algo tan importante y necesario que con solo 30 minutos al día de ejercicio físico moderado se pueden evitar todo este tipo de consecuencias negativas.

Vivimos en un mundo en el que no hace falta salir de casa para hacer nada, podemos trabajar, comprar, comunicarnos, estudiar y hacer todo desde nuestra silla y ordenador. Somos una sociedad desarrollada que está creando cuerpos subdesarrollados.

Hoy es el día en el que dices: «Se acabó, hoy empiezo a moverme.» y lo haces por ti, por el tiempo que te queda compartiendo la vida con un cuerpo que no es el que debería.

En Rincón del Músculo estamos siempre dispuestos a ayudarte, solo tienes que ponerte en marcha.

About the author

Elia Pesquera

Me llamo Elia y soy licenciada en Periodismo. Actualmente estudio psicología por la UNED con la idea de aplicar mis conocimientos trabajar en el campo de la psicología deportiva.
Voy a aportar mi granito de arena para que la información en esta página sirva de ayuda a gente que quiera estar en forma y tener una vida sana.