Hay deportistas que se machacan en el gimnasio y llevan una dieta equilibrada, pero que no les motiva desarrollar su cuerpo para adquirir los grandes volúmenes de los culturistas clásicos. Hasta hace un tiempo, el fisicoculturismo era una actividad física encaminada al máximo desarrollo muscular (de la musculatura visible) del ser humano. Para ese nuevo torrente de atletas, ya se ha popularizado una nueva categoría de culturismo, la Men’s Physique.

No existía, hasta hace algunos pocos años, ninguna prueba similar a las clásicas de culturismo para lucir los resultados conseguidos a través de esos esfuerzos con cargas, menos hipertrofia, algo más de ejercicio aeróbico, y una alimentación más o menos normal. Para que nos hagamos una idea, utilizando ejemplos cinematográficos, sería como comparar al protagonista de Conan (Arnold Schwarzenegger) con el actualísimo de La leyenda de Tarzán (Alexander Skarsgård), dos cuerpos atléticos con perspectivas diferentes.


tarzan-alexander_skarsgard_MILIMA20160708_0251_11

 

NUEVOS TIEMPOS

Para todas y todos estos deportistas, se creó no hace mucho una categoría nueva, para ese otro tipo de cuerpos que no son los habituales de culturistas. La categoría Men’s Physique ya se ha hecho un hueco importante en los campeonatos de culturismo. Son, por lo tanto, cuerpos atléticos y estéticamente agradables, alejados del gran volumen muscular a los que nos tienen acostumbrados los grandes eventos de culturismo, y que han logrado acercar la musculación al gran público y a la competición.

Aunque el salto dimensional no es tan grande, también existe la categoría Women’s Physique, y no por ello menos importante, aunque sí es cierto que las esculturales atletas tienen un pronóstico algo más parecido a las de categorías más clásicas. Esta categoría, igualmente ha entrado con fuerza en el mundo del culturismo y del fitness femenino y pretende ser un paso adelante hacia un nuevo modelo estético. Se trata de un físico atlético que huye del desarrollo muscular que hasta ahora mostraba la categoría de culturismo femenino.

womens

 

LA COMPETICIÓN

Para triunfar en estas categorías también son necesarias muchas horas en la sala de musculación, mucha disciplina, rigor en la alimentación, y bastantes menos kilos de músculo que una competición del culturismo convencional. Es la categoría ideal para aquellos hombres que desean desarrollar una musculatura atlética y agradable al mismo tiempo, sin el gran desarrollo muscular que presenta un culturista.

La vestimenta que se utiliza en la categoría Men’s Physique cambia totalmente de la categoría clásica, y es el pantalón corto ancho, casi hasta las rodillas, el que se debe utilizar. Así, no es necesario mostrar un gran desarrollo muscular del tren inferior. Está prohibido, por lo tanto, utilizar pantalones ajustados para competir. El material y el color es de libre elección por parte del atleta y no se permite lucir la marca del patrocinador en los mismos. Sobre el calzado, no existe, es decir se compite descalzo, al igual que en culturismo.

En el caso femenino, las competidoras vestirán bikini en las dos rondas de la competición, que habrá de ajustarse a una serie de parámetros entre los que cabe destacar:  que será de tela, claro y opaco, no están permitidos los adornos, ni los encajes, ni los volantes ni cualquier otro detalle. El bikini tendrá, al menos, 2 centímetros de altura en los lados. Debe cubrir, como mínimo, la mitad del glúteo y toda la parte frontal. E igualmente no está permitido el uso de calzado.

 

FÍSICO DIFERENTE

En la categoría Men’s Physique se valora la apariencia general del atleta, que tiene que mostrar un físico proporcionado, simétrico, armonioso y masculino. El torso juega un papel predominante en la competición, pues es lo que más se muestra, ya que las piernas permanecen tapadas hasta las pantorrillas por los pantalones cortos.

Para triunfar en esta modalidad de fisicoculturismo, es muy importante conseguir unos abdominales marcados. Los brazos, pectorales y hombros desarrollados en su justa medida, y bien proporcionados.

La habilidad del atleta para mostrar soltura, confianza y seguridad en el escenario también es fundamental.

A diferencia de las competiciones de culturismo, en la que existen diferentes poses que los atletas deben ejecutar, en esta categoría los competidores realizan únicamente medios giros de frente y de espalda, teniendo la opción de posar con la mano en la cadera o en el bolsillo. Estos medios giros son más sencillos de realizar que las típicas poses culturistas, que requieren de semanas de preparación y ensayo.

 

CATEGORÍAS

En la competición de mujeres, hay dos categorías claramente diferenciadas y basadas en la altura de las competidoras: Hasta 163 cm y más de 163 cm. En los hombres el rango de división son los 178 cm. Aunque según establecen las normas, podrán establecerse más categorías según el criterio del comité de competición.

En España es la FEFF (Federación Española de Fisicoculturismo y Fitness) la que ordena y manda en estas competiciones, y en este caso sigue la normativa de su hermana mayor la IFBB (International Federation of Bodybuilding and Fitness), la cual ha decidido realizar una división en la ya novedosa categoría Men’s Physique Máster, a partir del campeonato oficial del Mundial Junior y Máster, que se celebrará esta temporada en el mes de diciembre en República Dominicana, en la que se incluirán nuevas divisiones por edad. Una primera categoría máster que englobará competidores con edades comprendidas entre 40 y 44 años, una siguiente división para aquellos con 45-49 años y una última división para atletas con más de 50 años.

El éxito mundial de esta modalidad relativamente joven en este deporte, está permitiendo un gran número de competidores nuevos en todos los eventos amparados por la IFBB. De esta forma, abre un poco más el abanico de posibilidades para esos otros atletas de fisonomía algo diferente.

 

EN RESUMEN

Las categorías Men’s Physique y Women’s Physique se presentan así, como una buena alternativa para todos aquellos aficionados al fisicoculturismo y a la musculación que desean subirse a la tarima a competir, sin necesidad de alcanzar el volumen de un fisicoculturista profesional. Es posible que la imagen de salud y belleza haya dado un pequeño giro y que la relación directa de salud y ejercicio físico nos invada sobre todo lo demás.