Cuello de acero

C

El cuello es una de las víctimas silenciosas de nuestros excesos a la hora de realizar cualquier ejercicio ya que a pesar de creer que realizamos de un modo correcto todas las repeticiones, puede que por cansancio, desgana o distracción sobrecarguemos esta parte tan importante de nuestro cuerpo.

Vamos a exponer una serie de ejercicios de estiramientos que harán que nuestro cuello parezca estar blindado contra las odiosas torticolis.

  • Para empezar estando de pie o sentado estiramos lateralmente el cuello inclinando la cabeza hacia un lado ayudándonos de la mano.
  • De pie o sentado, con las manos entrelazadas por detrás de la cabeza por encima de la nuca. Tiramos de la cabeza para llevarla hacia abajo, sin mover el tronco, hasta que la barbilla toque el pecho. Estiramientos-de-cuello-1
  • De pie, con los brazos estirados a los lado pegados al cuerpo, bajamos los hombros a la vez que intentamos alargar nuestra cabeza hacia arriba, como si un hilo tirase de nosotros.
  • Elevamos las manos, colocando los brazos en un angulo de 90 grados con los codos abajo. Desde esta posición movemos los codos hacia atrás.
  • Estando sentados, tomar aire por la nariz, elevar los brazos al frente con las palmas de las manos mirandose. Subir las manos colocándolas por encima de la cabeza y bajarlas formando una cruz con las palmas de las manos hacia arriba.
  • Sentados llevamos los brazos hacia atrás con las palmas de las manos hacia fuera. Después llevamos los brazos hacia delante para terminar abrazándose echando la cabeza hacia delante.
  • Frente al espejo con los brazos relajados a los lados del cuerpo y la espalda recta dejar caer la cabeza lentamente hacia delante tratando de tocar el pecho con la barbilla. Mantener unos segundos.
  • En la misma posición, llevar la cabeza lentamente hacia atrás intentando mirar al techo. Mantener unos segundos.
  • En la misma posición, inclinar la cabeza lateralmente a la derecha llevando la oreja al hombro. Mantener unos segundos y hacerlo hacia el otro lado.
  • En la misma posición, girar la cabeza lentamente hacia la derecha tratando de mirar por encima del hombro. Mantener unos segundos y realizarlo para el otro lado.
  • En la misma posición, elevar los hombros realizando rotaciones hacia atrás durante 30 segundos. Realizar también los círculos hacia delante durante 30 segundos.

También podemos ejercitar el cuello para evitar que por debilidad acabe con una lesión. Para ello vamos a realizar tres ejercicios isométricos.

  • Apoyar ambas manos contra la frente. Empujar la cabeza contra las manos y éstas contra la cabeza. Mantener 7 segundos.
  • Con las manos apoyadas detrás de la cabeza, empujar con ésta hacia atrás haciendo fuerza con las manos hacia delante. Mantener 7 segundos.
  • Colocar la mano derecha contra la sien derecha de la cabeza. Empujar la cabeza hacia la mano y la mano contra la cabeza. Mantener 7 segundos y realizar con el otro lado.

Si se tiene ya un dolor agudo de cuello será mejor abstenerse de realizar estos últimos ejercicios y los estiramientos se tendrán que hacer de un modo muy suave y progresivo.

About the author

Elia Pesquera

Me llamo Elia y soy licenciada en Periodismo. Actualmente estudio psicología por la UNED con la idea de aplicar mis conocimientos trabajar en el campo de la psicología deportiva.
Voy a aportar mi granito de arena para que la información en esta página sirva de ayuda a gente que quiera estar en forma y tener una vida sana.