Los BCCA o aminoácidos ramificados, están formados por Valina, Leucina e Isoleucina, y favorecen los mecanismos de síntesis de proteínas y el anabolismo muscular, según varias investigaciones, ya que favorecen la síntesis de nuevos aminoácidos.

En deportistas de fuerza, la cantidad de aminoácidos puede ser incrementada hasta el doble, ya que sus requerimientos son mucho mayores que en los sujetos sedentarios. Siempre ha habido mucha controversia con el exceso de proteínas y los problemas renales, pero para las personas activas, dependiendo de que actividad practiquen se estiman unas necesidades u otras, pese a que sean mayores que en los sedentarios, no se consideran excesivas para su salud.

Se calcula que cada 100 gramos de proteína, aproximadamente encontramos unos 4 gramos de BCCA. Si además decidimos suplementarnos con BCCA, esa cantidad añadida se añadiría a la ingesta total diaria de proteínas, aunque solo nos aporte esos tres aminoácidos, no todos los necesarios.

Algunos profesionales del área de la nutrición proponen que este suplemento no se utilice en las fases de recuperación activa, ya que la intensidad es demasiado baja. Sin embargo, otros proponen que es en esa fase del entrenamiento cuando se producen las adaptaciones, y que su ingesta es válida incluso más adecuada en esa fase, ya que es cuando más anabolismo se produce y se supercompensan los efectos del entrenamiento.