Sudar y pérdida de peso. ¿Mito?

S

Es probable que ya hayas escuchado hablar de este tema antes. Muchas personas defienden que cuanto más sudas, más peso pierdes o más adelgazas. Hay quién lleva esta idea al límite, buscando las horas más calurosas del día en verano para salir a correr con ropa de invierno, para sudar más.Vamos a ver por qué esto es un mito, y las consecuencias tan negativas que tiene sobre nuestro cuerpo y nuestra salud.

Chico-sudando-700x499

La transpiración (sudar) es un sistema que tiene nuestro cuerpo para mantener la temperatura corporal, es decir, se trata de un sistema de refrigeración. Sabemos que mantener una temperatura entre los 35-37 grados es vital, ya que a mayor temperatura hay proteínas que dejan de hacer su función (se rompen literalmente) y morimos, y a menor temperatura nos congelamos. Este sistema también funciona como método de expulsión de sustancias de deshecho (por ejemplo, durante una actividad física).

Cuando detectamos un aumento de la temperatura (provocado por un estímulo externo o interno, como por ejemplo un día soleado o estar enfermos) nuestro cuerpo «suda» para bajar la temperatura, y cuando detectamos una temperatura excesivamente baja en nuestro cuerpo, se activa otro sistema: temblamos, así los músculos se calientan.

Cuando llevamos a cabo una actividad física que nos suponga un esfuerzo mayor del habitual, nuestra temperatura corporal aumenta rápidamente, luego sudamos para «bajar» este exceso de calor. Sudando también eliminamos toxinas y sustancias que nuestro cuerpo no necesita, al igual que agua y sales minerales (no olvidemos que el sudor es salado).

A partir de esta teoría, se ha creado la idea que defiende que «Debemos sudar todo lo que podamos, porque así adelgazamos». Vamos a desmentirla.

Es evidente que después de realizar una actividad física de intensidad elevada (salir a correr 45 minutos a un ritmo del 75-80%, por ejemplo) sudaremos mucho, y si nos pesáramos nos daríamos cuenta de que hemos perdido peso (por poco que sea, si el aparato es totalmente exacto observaremos que hemos perdido gramos). ¿Qué ha pasado? Mediante la transpiración hemos expulsado de nuestro cuerpo todo los que no necesitamos (toxinas, sustancias de deshecho, etc…), acompañado de mucha agua. Por esta pérdida de sustancias y líquidos inmediatamente después de la actividad pesas menos.

Pero, ¿esto significa que has adelgazado? NO.

Cuando te rehidrates tu peso volverá a aumentar (estás introduciendo volumen de agua en tu cuerpo que sustituirá al volumen perdido en la actividad), pero habrás perdido esas sustancias de deshecho, toxinas, y habrás quemado buena cantidad de calorías (provenientes de hidratos de carbono y de grasas, las proteínas no se utilizan normalmente para proporcionar a nuestro cuerpo energía, y si lo hacen no más de un 15% de la energía provendrá de éstas).

Es muy importante comentar que la transpiración mediante saunas, por ejemplo, tiene muy buenos beneficios por la elevada cantidad de toxinas que se eliminan, pero en una actividad aeróbica hay que evitar provocarnos transpirar más (son muchos los riesgos a los que te expones).

Si eres un defensor de esta práctica para perder peso, debes saber que te expones a diferentes riesgos para tu salud. Por ejemplo, si sales a correr a las 4 de la tarde en verano con un chubasquero (parece una locura, pero hay personas que sí lo hacen) puedes deshidratarte, sufrir insolación y un golpe de calor, calambres, espasmos, mareos, desmayos e incluso perder el conocimiento. Además, cuando vuelvas a beber el agua que has sudado la recuperas, y solo habrás perdido calorías (como si hubieras corrido con ropa de verano y no abrigado con un chubasquero).

Te recomiendo que para realizar actividades aeróbicas, siendo tu objetivo la pérdida de peso, busques el momento del día (sobretodo en verano) que tenga mejores condiciones climáticas (poco sol, temperatura suave, etc.). Evita riesgos innecesarios bebiendo suficiente agua, por lo menos antes y después de la actividad (también es muy recomendable hidratarse durante, aunque si estás corriendo debes tener un Camel-Back). El uso de una gorra y unas gafas de sol también te serán de gran ayuda en tus runnings.

Y evidentemente, no hagas la barbaridad de salir a correr envuelto en bolsas de plástico.

About the author

Javi Mira

1 comment

  • Que gran articulo. Que pena que la gente no estudie este tipo de comportamientos.

    Me gustaría si me permites intentar un poco un concepto a tener en cuenta, la quema de calorías. Supongo que ya tendréis algún articulo sobre mitos y verdades en quema de calorías y en el caso de que no lo tengáis seria bueno redactar uno. La gente confunde el sudar con quemas de calorías. Y no es lo mismo salir a correr con una temperatura externa de 2 gC, que a 25 gC , a menor temperatura externa mas quemas de calorías para obtener una optimizan corporal de cara al ejercicio.

    Me a gustado mucho el articulo y muy bien explicado.