LA IMPORTANCIA DEL DESAYUNO

L

Todo soñamos con tener un óptimo estado de salud, y para eso nos ejercitamos y comemos correctamente. Pero no siempre todo suele salir bien en un día normal. La falta de tiempo, los horarios de estudio o trabajo, y las labores sociales a veces hacen que caigamos en errores.

¿Algunas vez te haz sentido de mal humor, con cansancio y desganado por la mañana? De seguro que sí, pero lo que no sabías era el por qué de esa situación. Puede que sea estrés acumulado o también podría ser que tuviste una mala noche. Sin embargo, se nos pasa por alto un detalle sumamente importante que nos hace sentir de manera positiva y activa por las mañanas: el desayuno.

14077[1]

El desayuno es el primer alimento del día que va a recibir nuestro cuerpo después de dormir toda la noche. En ese lapso de siete a ocho horas de sueño, nuestro sistema sigue funcionando. Por su parte, el metabolismo hace lo suyo al igual que las demás funciones de nuestro organismo. Al despertarnos lo primero que se debe hacer es tomar un buen desayuno, que no quiere decir comer en exceso, sino lo esencial para mantener nuestro cuerpo cargado de nutrientes para el resto del día.

Además, comida como cereales con leche o la fruta contienen compuestos que nos ponen de buen humor.

destacada-desayuno

Un desayuno completo tiene que llevar frutas y verduras, alguna fuente de carbohidratos y comida de origen animal. Estos tres grupos de alimentos son básicos para la mañana, ya que con el paso de las horas la dieta varía dependiendo de la persona. Recuerda que si practicas algún deporte es fundamental comer a tus horas, la mayoría come cada 3 horas repartidas en siete comidas en todo un día.

El cerebro se alimenta de glucosa. Para lograr que tu cerebro esté activo y lleno de energía tienes que tomar un buen desayuno. Al igual que el cerebro, los músculos también se alimentan de glucosa y para mantener un nivel atlético deben suplirse de nutrientes.

11[1]

DEBERÍAS SABER

Al saltarte el desayuno no solo estas estancando tus progresos deportivos, sin mencionar los malos ratos que trae esto, sino que obligas a tu cuerpo a sacar nutrientes de las reservas para cubrir esta ausencia de alimentos. Esto provoca que coja nutrientes de los músculos y de esta forma cortocicuita cualquier progreso conseguido en el entrenamiento. Otra cosa que ocurre al no desayunar es que el cuerpo acumula calorías para luego almacenarlo como grasa. Imagínate que te saltaste el desayuno y llega la hora de almuerzo, pero como no has comido nada antes, lo que vas a tratar de hacer es comer en exceso para «satisfacerte». Pero como tu organismo ya se alimentó de las reservas de tu cuerpo, el exceso de tu almuerzo lo acumulará como grasa.

About the author

Renzo Mariño