Glúteos de acero: realiza este ejercicio

G

Sin duda uno de los músculos que más puede llegar a costar poner en verdadera forma son los glúteos. No es fácil alcanzar una total firmeza en el área de este grupo muscular, requiere mucho trabajo y verdadera dedicación, pues es una de las zonas en las que más grasa almacena el cuerpo. Realizar sentadillas, peso muerto, patadas hacia atrás e hiperextensiones son ejercicios que estimulan bastante los glúteos, y podría bastar con realizarlos con una frecuencia de dos días a la semana, acompañados de ejercicio cardiovascular. Pero cuando los objetivos se sitúan más allá que eso, conviene hacer ejercicios más específicos.

gluteo

La fuerza de la que disponen los glúteos está bastante infravalorada. Estos músculos que normalmente quedan bastante rezagados, están compuestos por una gran cantidad de masa muscular, y por lo general, casi nunca se trabaja en su totalidad y no se le saca provecho al máximo. Mejorar este área muscular, puede ser muy beneficioso para mejorar la realización de sentadillas, así como para mantener el equilibrio.

HIP THRUST

barbell_hip_thrust_main

Mediante la realización del Hip Thrust, se consigue la  mayor activación de los músculos que componen el glúteo. Para realizarlo, se necesita un banco, step, o soporte para poder apoyarla espalda (la región escapular), y una barra (olímpica o más corta) junto con los discos, o simplemente discos, pero limita el movimiento haciéndolo incómodo en la bajada. La posición inicial sería empezar sentado en el suelo con las escápulas apoyadas en el banco y la barra con los discos sobre la cintura. A continuación, se empuja con los glúteos el peso hacia arriba, hasta lograr la posición de 90º de las rodillas, aguantando por unos segundos el final del recorrido. Además de activar la región correspondiente glúteos, también se activa el core al mantener la posición final, lo que completa aún más el ejercicio y aporta un argumento más para incluirlo en la rutina de piernas.

About the author

Imanol López