Entrenamiento con balones medicinales

E

Los balones medicinales son balones de diferentes pesos (de 0,2 a 13,6 kg [0,5 a 30 libras]), colores y tamaños (de 8,9 a 26,9 cm [3,5 a 10,6 pulgadas de diámetro]). Poseen además muchas formas diferentes.

Los balones medicinales pueden usarse de diversas maneras para el entrenamiento de fuerza y potencia. Dado que están disponibles en pesos especificados, pueden usarse con ejercicios de entrenamiento para la fuerza isotónica o isométrica habituales, de manera similar a las mancuernas, las barras o a los discos de pesas. De hecho, algunos balones medicinales poseen asas para permitir imitar con facilidad muchos de los ejercicios que se podrían realizar con las mancuernas. Aunque pueden ser útiles como herramienta para aumentar la fuerza, con más frecuencia se utilizan para entrenar la potencia.

La textura y la composición de la mayor parte de estos balones permiten manejarlos fácilmente y que se los utilice para una variedad de ejercicios. Por ejemplo, pueden ser arrojados al aire o contra la pared y cogidos con relativa facilidad. Muchos jugadores de baloncesto y muchos boxeadores usan este tipo de ejercicio para desarrollar la capacidad de pasar la pelota con rapidez o tirar un puñetazo. Además, los balones medicinales pueden usarse para desarrollar fuerza y estabilidad central. Los músculos centrales (abdominales, lumbares y del tronco) a menudo se descuidan pero desempeñan una función esencial en cualquier programa de entrenamiento de potencia. Aunque el fortalecimiento de los músculos que rodean los abdominales no producirá directamente un aumento de la potencia, el entrenamiento central con un balón medicinal ayudará a mejorar la transferencia de la potencia del movimiento del cuerpo a cualquier acción que se esté realizando.

balones

DESVENTAJAS

Es necesario saber que el uso de balones medicinales en el programa de entrenamiento tiene algunas desventajas. En primer lugar, muchos gimnasios no cuentan con el espacio suficiente para permitir que las personas arrojen los balones medicinales de manera segura contra la pared o al aire, lo que limita el número y el tipo de ejercicios que pueden realizarse.

En segundo lugar, los balones medicinales plantean preocupaciones de seguridad similares a las que plantean los pesos isotónicos o isométricos, aunque sus materiales disminuyen la magnitud del daño que pueden sufrir de manera accidental las personas o los ambientes si se utilizan de manera inadecuada. Las personas que usan balones medicinales para el entrenamiento de la potencia deben asegurarse de que tienen la fuerza adecuada para tomar parte en ejercicios de potencia –y de que usan la forma y la técnica correctas cuando realizan los ejercicios- para minimizar el riesgo de lesión.

El entrenamiento con balones medicinales puede mejorar y diversificar en gran medida cualquier programa de entrenamiento de fuerza y potencia. Son relativamente económicos y pueden constituir un tipo conveniente de ejercicio de entrenamiento para llevar a cabo en el hogar. Como sucede con otros tipos de ejercicio, los balones medicinales no deben ser el único medio de ejercicio. Siempre deben usarse junto con otros tipos de entrenamiento para lograr los objetivos finales del ejercicio. De nuevo, la seguridad siempre debe ser la preocupación principal; si se cuenta con las instalaciones apropiadas para utilizar balones medicinales en las sesiones de ejercicio, este tipo de entrenamiento puede agregar variedad y goce al régimen de ejercicio normal.

 

Bibliografía:

  • Brown, L. E. (2008). Entrenamiento de la fuerza. Ed. Médica Panamericana.

 

About the author

Ismael Maciá