Algunas directrices para tratar el colesterol

A

Colesterol-LDL

Resulta que la maldad del colesterol “malo” -LDL- tiene mucho que ver con las compañías que frecuenta. En noviembre pasado, el American College of Cardiology y la American Heart Association anunciaron que, antes de recetar estatinas, los médicos deberían de considerar, en general, el riesgo que tiene el paciente de padecer una enfermedad cardiovascular. El colesterol LDL forma parte de esta ecuación pero a menos que se alcance el nivel estratosférico de 190 mg/dl o más, ya no será el único factor decisorio.

Esto se debe a que investigaciones científicas han demostrado que el LDL no suele actuar en solitario cuando le pasa factura a tu corazón, pues se alía con la hipertensión, la edad, la hiperglucemia y el tabaquismo. En consecuencia, esto también supone que si empiezas a tratarte con estatinas, tu doctor ya no tendrá como único objetivo el nivel de colesterol LDL, como por ejemplo loa 100 mg/dl. Más bien será algo así como “¿Qué tal te va con esta dosis?¿La toleras bien?¿Tienes algún problema?”. Evidentemente, al mismo tiempo, tu médico seguirá tus problemas de hipertensión e hiperglucemia para corregirlos.

Sobre el autor del artículo

Carlos

Científico ambiental, aunque mi verdadera pasión es la de divulgar mi estilo de vida y los hábitos que han provocado una mejora en mi vida aumentando mi forma de afrontar las cosas. Espero aportarte información de interés.