Operación bikini: puntos básicos para conseguir abdomen perfecto

O

mujeres-fondo-de-en-la-playa-fondos-y-pantallas-famosas-769734

 

¿Quieres acabar con la grasa acumulada en el abdomen y devolverle la firmeza perdida? Ármate con una buena dosis de voluntad y, sobre todo, pon en práctica los consejos que te damos, todavía tienes tiempo. Tus objetivos: quemar grasas y endurecer, o sea, comer bien y hacer ejercicio. Si todo falla, como último recurso te queda la cirugía estética, una opción que te recomendamos evitar en la medida de lo posible. 

MARCANDO ABDOMINALES

Tú también puedes marcar abdominales La mayoría de la gente está muy confundida respecto a la tripa y los ejercicios abdominales. Para bajar tripa hay que combinar ejercicio aeróbico, que es lo que quema la grasa acumulada, con ejercicios abdominales, que tonificarán los músculos de la zona. Sin ambas cosas no hay resultados. 

 

UN PLAN DE ENTRENAMIENTO

Tu plan de entrenamiento debe ser el siguiente: – Tres días a la semana (como mínimo) hacer ejercicio aeróbico entre 40 minutos y 1 hora: caminar, natación, tenis, bailar…
– Tres o cuatro días a la semana (como mínimo) hacer abdominales
– Todos los días caminar, subir escaleras y moverte todo lo que puedas

Antes de hacer abdominales ten en cuenta lo siguiente:

  • No dobles la cabeza al hacer abdominales o acabarás desnucada, apunta con la barbilla al techo y contrae la tripa
  • ¿Todos los días? No hace falta, los abdominales son como cualquier otro grupo muscular: deben entrenarse unos días y descansar otros.
  • ¿Quién te ha dicho que hay que hacer muchas repeticiones? Acabarás trabajando el cuello y no los abdominales. Con 20 repeticiones de cada ejercicio es suficiente.
  • Haz siempre los abdominales con los pies y la zona lumbar apoyados (eso te obliga a meter tripa)
  • No te olvides de respirar: echa el aire cuando subas o aprietes. Sólo así trabajarás la porción transversa. Además, empleando la respiración y apretando culo y tripa a la vez la efectividad del ejercicio aumenta espectacularmente
  • Olvídate de los abdominales “tipo V”, de tumbarte y levantarte del todo, o de los que impliquen movimientos bruscos.
    COMBINA ABDOMINALES

La mejor combinación es hacer abdominales inferiores, oblicuos y superiores, y por este orden. Haz los siguientes:

  •  
  • Inferiores: túmbate boca arriba, apoya las manos en la colchoneta, cruza las piernas y llévalas al pecho a la vez que aprietas la tripa y aguantas un par de segundos la postura. También puedes hacerlo estirando las piernas y apuntando con los talones al techo.
  • Oblicuos: apoya una pierna en la otra y apoya en el suelo el mismo brazo. Coloca la otra mano al lado de la cabeza y levántate hacia un lado como si quisieras mirar la hora en la mano que tienes en el suelo. Gira todo el cuerpo sin cerrar el codo y con la barbilla hacia arriba. Hazlo al otro lado.
  • Superiores: con los pies y la zona lumbar bien apoyadas y las manos a los lados de la cabeza, sube al centro mirando hacia arriba.
    Haz de 15 a 20 repeticiones de cada tipo de ejercicio de forma seguida, descansa unos minutos y vuelve a repetir la serie 1 0 2 veces. Hazlo tres días a la semana.

CONTROLA TU DIETA

Si te sobran unos kilitos, que justamente están localizados en tu tripa, debes seguir una dieta hipocalórica, es decir, baja en grasas, y empezar a moverte para quemar calorías.

Si tienes celulitis y tendencia a retener líquidos, restringe el consumo de sal; potencia el consumo de verduras, hortalizas y frutas; y evita los alimentos ricos en grasas y azúcares (dulces en general y alimentos muy grasos, como la mantequilla, margarina, carnes grasas, embutidos…).

También puedes pedirnos una dieta personalizada aquí

 

EVITA LA HINCHAZÓN

Si tienes problemas de hinchazón, haces mal las digestiones o sufres de estreñimiento, te costará más tener la tripa lisa. Para tener un vientre plano evita los alimentos que favorecen la hinchazón y las flatulencias, como las verduras crudas, la col, la coliflor, las legumbres, las bebidas gaseosas o el chicle. Aumenta el consumo de fibra para facilitar la digestión. Los ejercicios abdominales son espectaculares para mejorar el tránsito intestinal y bajar volumen.

Los nervios, el estrés y el sedentarismo, o sea, lo normal, en una jornada laboral, contribuyen a llenar tu estómago de gases, a hacer tus digestiones pesadas y ayudan a las grasas a instalarse. La regla nº 1 es comer tranquila y sentada. Apunta también estos consejos para evitar la hinchazón abdominal

– Evita beber durante la comida, especialmente bebidas con gas. Bebe después de comer y durante todo el día para «hidratar» tu bolo alimenticio y activar el tránsito intestinal.
Come despacio, con tranquilidad y masticando bien los alimentos.
– Desconfía de los platos con salsas y demasiado grasos: las comidas demasiado fuertes ralentizan la digestión y favorecen la fermentación de los alimentos.
– Toma fibra (al menos 30 gramos diarios): si no tienes costumbre, aumenta progresivamente tu dosis diaria añadiendo una cucharada de salvado o sustituyendo el pan blanco por integral
– Evita masticar chicle: te hace tragar aire. 

 

About the author

Carlos

Científico ambiental, aunque mi verdadera pasión es la de divulgar mi estilo de vida y los hábitos que han provocado una mejora en mi vida aumentando mi forma de afrontar las cosas. Espero aportarte información de interés.