La aptitud física es la capacidad de realizar actividades laborales, recreativas y cotidianas sin cansarse en forma desmedida. Como especialista en deporte, una de sus responsabilidades principales es evaluar cada componente de la aptitud física:

  1. Resistencia cardiorrespiratoria. La resistencia cardiorrespiratoria es la capacidad del corazón, los pulmones y el aparato circulatorio para aportar oxígeno y nutrientes con eficacia a los músculos que se ejercitan. Los fisiólogos especialistas en ejercicio miden el consumo máximo de oxígeno (VO2max), es decir, la velocidad de utilización de oxígeno por los músculos durante el ejercicio aeróbico, con el fin de evaluar la resistencia cardiorrespiratoria y la capacidad funcional aeróbica. La evaluación de la aptitud física debe abarcar una prueba de la función cardiorrespiratoria durante el reposo y el ejercicio. Las pruebas de esfuerzo progresivas son útiles para este fin. El aumento de la resistencia cardiorrespiratoria es uno de los principales beneficios de los programas de entrenamiento con ejercicios aeróbicos.
  2. Aptitud musculoesquelética. La aptitud musculoesquelética es la capacidad de los sistemas esquelético y muscular para realizar un trabajo; requiere fuerza y resistencia muscular, y resistencia ósea. La fuerza muscular es el nivel de tensión máximo que puede producir un grupo muscular; la resistencia muscular es la capacidad de un músculo para mantener niveles de fuerza submáximos durante un período prolongado; la resistencia ósea se relaciona directamente con el riesgo de fractura y depende del contenido mineral y de la densidad del tejido óseo. El entrenamiento de resistencia es una de las formas más efectivas de mejorar la fuerza de los músculos y la resistencia de los huesos para desarrollar resistencia muscular.
  3. Peso y composición corporal. El peso corporal representa el tamaño o la masa de una persona. La composición corporal se relaciona con el peso del cuerpo en cuanto a cantidades absolutas y relativas de músculo, hueso y tejido adiposo. El ejercicio aeróbico y el entrenamiento de resistencia son eficaces para modificar el peso y la composición corporal.
  4. Flexibilidad. La flexibilidad es la capacidad de mover las articulaciones con fluidez a través de la amplitud de movimiento completa. Está limitada por ciertos factores, como la estructura ósea de la articulación, y el tamaño y la fuerza de los músculos, los ligamentos y otros tejidos conectivos. El estiramiento diario puede aumentar la flexibilidad en forma significativa.

aptitud

Objetivos de la evaluación de la aptitud física

Es importante evaluar a los clientes con cuidado mediante pruebas de ejercicio, clasificar su riesgo de enfermedad, identificar las contraindicaciones para realizar una prueba y obtener su consentimiento informado antes de llevar a cabo cualquiera de ellas. Se pueden usar pruebas de laboratorio y de campo para evaluar cada componente de la aptitud física y desarrollar los perfiles de aptitud física. Los resultados de estas pruebas permiten identificar las aptitudes y las debilidades del cliente y establecer objetivos realistas y posibles. Los datos de las pruebas específicas (por ejemplo, frecuencia cardíaca en la prueba de esfuerzo progresiva) contribuyen a aumentar la exactitud y la precisión de las prescripciones de ejercicios para cada persona. Además, los datos iniciales y de seguimiento se pueden utilizar para analizar el progreso de los participantes de un programa de ejercicios.

 

Bibliografía:

–          Heyward, V. H. (2008). Evaluación de la aptitud física y prescripción del ejercicio. Editorial Médica Panamericana.