Algunas cosas que no sabías del ciclismo

A

runner

Correr, a pesar de ser un deporte que engancha y es beneficioso para la salud tiene sus inconvenientes. Uno de estos inconvenientes es que es un deporte muy lesivo para las articulaciones, sobre todo para los corredores de larga distancia, cuando empiezan a hacer tiradas largas de  mas de 15 km empiezan a resentirse de las articulaciones sobre todo de las rodillas.

Existen dos posibles soluciones para prevenir este tipo de lesiones por sobrecarga de las articulaciones al correr.

La primera, se trata de comprar suplementos multivitamínicos que tienen ciertas vitaminas para ayudar a recuperar las articulaciones después de un entreno intenso, bajo mi punto de vista, desaconsejo el uso de este tipo de multivitamínicos, ya que no está comprado al 100% la efectividad de estos suplementos como refuerzo a las articulaciones. Además, no sienta muy bien a nuestro bolsillo gastarse un dinero para que luego no sirva.

La segunda opción recomendada es hacer uso de la bicicleta, y si, mas de uno al leer esto os estaréis preguntando ¿La bicicleta?, ¿Pero no estábamos hablando de correr?. Si, la bicicleta puede ser una buena aliada para prevenir este tipo de lesiones. Ya que el ciclismo es mucho menos lesivo respecto al dolor en las rodillas, ya que cuando corremos las rodillas y en sí todas nuestras articulaciones aguantan todo el peso de nuestro cuerpo.

Por tanto, ¿y si en vez de hacer la tirada larga corriendo salimos con la bici a hacer una tirada larga?, si lo vemos desde uno de los muchos puntos de vista del entrenamiento, lo que pretendemos al hacer nuestra tirada larga de la semana al correr es mejorar nuestro fondo o nuestra capacidad aeróbica, para aguantar más tiempo en carrera o aguantar durante más tiempo a una velocidad mayor.

Pero esto no lo podemos generalizar, ya que como bien sabemos correr no es igual que la bici, no trabajan los mismos músculos, por tanto para no acostumbrar a los músculos a que la tirada larga solamente se puede ir alternando en semanas, es decir, una semana salir con la bici, una semana salir a hacer la tirada larga corriendo, con esto ayudarás a tus articulaciones a no sufrir tanto por el contacto con el suelo después de la fase aérea corriendo al impactar con el suelo.

A medida que vayas cogiendo la bici, le irás pillando el “gustillo”, conocerás mucha gente en la carretera o en la montaña depende de que disciplina te guste más. Y además cuando empieces a salir con tu “grupeta” que ya hayas hecho los amigos y el grupo cono quien salir de la bici, verás como disfrutas muchísimo mas que al principio y posiblemente no hagas solamente un día de ciclismo sino que buscarás la excusa para salir más días con la bici.

About the author

Josemi Ruiz