¿Qué adelgaza más? ¿Aeróbico o anaeróbico?

¿

Mucha gente tiene la creencia de que haciendo ejercicios anaeróbicos se quema más grasa que con aeróbicos, es decir, que hacer sprints adelgaza más que la carrera continua. Ésta es una creencia no del todo acertada y vamos a tratar de mostrar por qué.

Para empezar vamos a explicar en qué consiste cada tipo de ejercicio.

El término anaeróbico hace referencia a que el trabajo muscular se realiza con falta de oxígeno. Son ejercicios que sólo podemos mantener un breve periodo de tiempo porque la intensidad es demasiado alta y están basados en la fuerza. Ejemplos de este tipo de ejercicios son los levantamientos de pesas o carrera corta pero intensa. Los músculos se desarrollan de modo que rinden mejor en altas exigencias de potencia pero durante poco tiempo.

Sin embargo, aunque de este modo se queman más calorías totales que con ejercicio aeróbico, se queman menos calorías de grasa y más de azúcar. Y aquí es donde entramos en la materia clave para entender la diferencia entre ambos ejercicios, quemar calorías de grasa o de azúcar. Lo óptimo, para adelgazar, es quemar más calorías de grasa que de azúcar.

Cuando hacemos ejercicio aeróbico, se realizan trabajos menos intensos pero de mayor duración. Aunque se queme menos cantidad de calorías en proporción de tiempo comparado con el ejercicio anaeróbico, las calorías que se queman son de grasa, lo que a la larga ayudará a la reducción del volumen total de la grasa corporal. Algunos ejemplos de este tipo de ejercicios son carrera continua, nadar, ciclismo o andar.

Además, este tipo de ejercicio lo que produce es una aceleración del metabolismo que ayudará a que perdamos grasa a pesar de no estar haciendo ejercicio. Volvemos al organismo una máquina de quemar calorías de grasa capaz de gastar hasta cuando estamos durmiendo.

Para explicar los diferentes procesos hay que ir al lugar donde se produce el consumo de energía, los músculos. Hay dos tipos de sistemas: el sistema aeróbico que usa la energía a largo plazo para funcionar (de las grasas) y el sistema anaeróbico que emplea la de corto plazo (de azúcares). Todos los músculos tienen dos tipos de fibras, una de cada tipo de sistema, y según las que desarrollemos más, los músculos emplearán energía de uno u otro sistema. Las fibras de anaeróbicas usan el azúcar como fuente de energía, mientras que las aeróbicos emplean la grasa para producir el movimiento. La mejor fuente de energía es la de las grasas porque es una fuente interminable, a pesar de que el individuo no cuente con mucha proporción de grasa y esté delgado, hace que los músculos trabajen de un modo óptimo, evitando la fatiga y mejorando la salud general. Las personas cuyo metabolismo quema cantidades más altas de grasa no solo tienen más energía sino menos dolores y molestias, mayor concentración y mejora de la función muscular.

Combinar una dieta saludable con ejercicio aeróbico son las dos cosas necesarias para perder grasa y tener un cuerpo más definido y eficiente. Si no hacemos una dieta equilibrada baja en grasas y azúcares no obtendremos los beneficios del entrenamiento aeróbico, o no lo obtendremos de igual manera que si se combinasen ambos.

En resumidas cuentas, si queremos perder peso nuestro ejercicio es el aeróbico, si queremos potencia y ganar masa muscular hay que hacer ejercicios anaeróbicos. Solo tenemos que comparar el cuerpo de un velocista como Usain Bolt con el de un corredor de maratones como Chema Martínez.

About the author

Elia Pesquera

Me llamo Elia y soy licenciada en Periodismo. Actualmente estudio psicología por la UNED con la idea de aplicar mis conocimientos trabajar en el campo de la psicología deportiva.
Voy a aportar mi granito de arena para que la información en esta página sirva de ayuda a gente que quiera estar en forma y tener una vida sana.